lunes, 20 de abril de 2009

Cindy Sherman

La obra de Cindy Sherman supuso la fulgurante reanimación de la fotografía escenificada a finales de la década de los setenta. En 1977 logró conquistar a un amplísimo público con sus Untitled Film Stills, 69 tomas en blanco y negro de pequeño formato que mostraban a la artista en distintos roles femeninos que recuerdan vagamente a las heroínas cinematográficas de las películas holliwoodenses de los años cincuenta .
La serie ponía sobre un tapete lo limitado e intercambiable de los estereotipos masculinos sobre la feminidad, así como su reduplicación mediática a través del cine y la televisión.
Con la aproximación a lo absurdo y lo grotesco la obra posterior de Sherman ha hecho suyas determinadas tradiciones de la fotografía surrealista que van de Hans Bellmer a Claude Cahun. A lo largo de las tres últimas décadas la artista ha desarrollado un complejo juego de roles de inquietante intensidad que plantea en diferentes contextos la cuestión de la fijación de la identidad femenina en la sociedad.
En los años ochenta y noventa del pasado siglo sus representaciones de violencia y sexualidad ( para las que se valía de diferentes máscaras y prótesis), dieron pie a no pocas controversias. La estética feista propugnada por Sherman se vio intensificada con una serie de fotografías de marcados acentos pictóricos en los que recogía a modo de bodegón , materiales como excrementos, mucosidades, sangre, penes protésicos, en una prefiguración de “plagas” contemporáneas como el SIDA o la anorexia.
En una de sus últimas series de imágenes “Untitled” / Clowns (2004)que ahora se presentan, Sherman vuelve a utilizarse a sí misma como modelo. Se trata de dieciocho instantáneas chillonas manipuladas digitalmente que muestra a la artista con diferentes caracterizaciones de payaso. A la ambigüedad tragicómica de sus diferentes caracterizaciones se añade con ellas la puesta en tela de juicio del papel del artista en la sociedad. Cindy Sherman parece preguntarse y preguntarnos "¿ Son los artistas hoy los bufones de la sociedad del espectáculo”.
Lo que más me gusta de la obra de Cindy Sherman y en ello me centro al seleccionar las fotografías que dejo al final, son aquellas en las que la artista captura el momento a modo de still cinematográfico, me refiero a aquellas imágenes que capturan un momento que, aunque a priori parece que muestren una actividad cotidiana e inocente, esconden elementos (ya sean debido a un gesto, una mirada, una posición o ambiente) inusuales o inquietantes que parecen alertarnos de que algo está a punto de suceder.

En las fotografías en blanco y negro que dejo a continuación se refleja bien lo que comento, fíjense especialmente en las caras de las mujeres que en ellas aparecen, pues creo que es clave a la hora de construir ese juego de siniestralidad que busca Sherman.















2 comentarios:

  1. De la obra de Sherman estas fotografías me parecen de lo mejor.
    Gracias por el comentario, un saludo.

    ResponderEliminar